20060331

La veo aun, apoyada contra una puerta blanca y medio abierta, mi motocicleta parada enfrente, negra y recién lavada. Está con unos pantalones vaqueros ajustados, Sonia; la moto con sus llantas bien, pero bien negras y ella, Sony ganas de otro sombrero que le cubra la cara un poco más
-Necesito verte
-Aquí estoy
Y se dio la vuelta a llorar dentro de si para regresar a guiñarme un ojo coquetamente. Estamos en una calle cercana al centro de la ciudad que tiene mucho tráfico.

Me dio la impresión de que solo aumentaban mis dudas, vi en ella una figura que solo creció en mis pesares en una exaltación de lo que fue y no quiero repetir. Ya no, estoy solo y me da lo mismo actuar como sea, al fin no hay quien me tome cuentas y mis declaraciones rebotan al vacío ¿Quién asistiría al entierro de un incrédulo y para qué? si ya está bien muerto

Y si estoy frío como cadáver desde el inicio, y de nada sirve irritarme ¿Qué sentido tiene seguir platicándolo? Pero no, las puertas de la percepción están abiertas en este momento y hay que aprovechar el instante: ¡Qué rostro! Pero era una idea raquítica conservarla solo por esa fotografía en blanco y negro, que mostró solo su mejor ángulo y no me quedo mas remedio: Me retracte de lo que pensaba, aunque solo fuera para mi mismo. Pero bueno, si ella era herbolaria y yo hipocondríaco, que se puede esperar para una declaración cíclica y sin complejos, pues solo que me acompañen sus amigas, mis cuates y una fusca abajo del sobaco… solo por si la cuatitud no funciona sola, ya hay quien eche porras.

¿Qué es el amor sino pasar algo de tiempo juntos? Es algo como el reloj que transcurre y no regresa, pienso en sus modos y no tengo mas remedio cuando trato de voltearme, al final ya solo éramos los dos, con ese color negro de un misal cerrado, sobreviviendo a esa terapia de grupo que no hizo más que dilatar el tiempo, cuando la realidad fue insuficiente para recuperar una cordura que nunca existió. Los peores insultos se quedan sin espacio para esculcar su mente, ¡Que originalidad!

¡Y dónde fue el incendio! pues no terminé de saberlo, pero al muerto lo cremaron al día siguiente con leña verde, ¡Hay que ser discretos para no tentar la suerte! Uta, que me dijo, a mí que no me gusta reír al último, porque te ríes menos.

Bueno todo mi compromiso con cumplir la ley se enfrió cuando la vi desnuda en su departamento ¡Que desnudez tan bonita! Los dos frente al espejo y solo me pidió que fuéramos historia que no se pudiera contar y claro, todo fue muy bien; hasta que apareció su galán, ese de dos metros, noventa y tantos kilos y delantero de fútbol, bueno, estábamos tan cerca y el orgasmo había sido taaan, pero tan al mismo tiempo, que no me importó que nos dejara, si a los dos, porque yo pensaba en el odio eterno de una bronca bien buscada y el… solo en buscarse otra novia, se ve que ya lo tenía hasta la mother o ¿Me veo muy ridículo encuerado? Bueno, en todo caso no entendí su risa
-¿Sabes que pasará?
-Que ya no nos tendremos que esconder y te podrás definir
-No, no, para mí… ¡Que se acabó la emoción!


Bueno al final,
Las cosas son como las platicas
Publicar un comentario

Archivo del Blog