20070905

-¿No te parece aburrido este mundo?- Se preguntó inmarcesible a sí mismo y salió a buscar historias a otro lugar para poder regresar después a contarlas en voz baja, como pergeñando mentiras en un orden casi lógico dándoles credibilidad –Este mundo se parece mucho a aquel, las historias son las mismas pero los personajes no- le platicaba a quien quisiera escucharlo, pero estaba tan obsesionado con escribir algo que nunca hubiera sido narrado que no vio nada que valiera la pena sacar a la luz y terminó regresando a su mesa a escribir las mismas cosas de siempre. Entonces pensó que si Dios nos creó para oírnos contar cuentos cuando ya estaba Él aburrido y hasta el copete de todas las verdades absolutas. ¿Será por eso que inventó nuestros recuerdos sobre mentiras inocentes que le divierten y nos trata de llevar de un lado a otro para ver donde funcionan mejor? Pero, aquí o en que otro lugar los sueños son más traicioneros que la realidad aunque nuestro Dios sea el mismo aquí y allá, mientras sea posible enamorarse de un sueño que al final… no sabes en qué mundo existe.
Publicar un comentario

Archivo del Blog