20070911

Cuatro años de bitacora
Todo fue salir sin precaución aquella vez, algo me faltaba mientras caminaba en el parque y no sabía qué era eso tan intangible cuando solo quería ser ajeno al paso del tiempo y me avejentaba a cada paso que daba despreocupado en el sendero.
¡Pero no sucedió! La tiranía de la pluma me tocaba y no se dejaba ver ni cumplía su cometido ¿Y si en verdad tenía yo la razón? No preguntes más por mí, que ahora yo soy otro, uno igual de malo pero con la suerte de principiante infatuada mantenida intrínsecamente. Suerte hermosa sin contaminar su minoría en el excluirme de sus cuitas más entrañables. ¡Que ningún recuerdo quede vivo! Y los niños que pasaban por ahí, con sus recuerdos fresquecitos, se dejaban caer riéndose sobre la hierba como buscando algo, pero no quedaba ningún indicio en el suelo. Así los míos, cayeron desparramándose y escondiéndose en los resquicios que quedan en la hierba. Ahora solo puedo esbozar una mueca y escribir incongruencias mientras practico disparates… para empezar de nuevo esta plana mientras lo anterior se ha vuelto el olvido. Afortunadamente escondí algunos apuntes compasivos para empezar de nuevo, ¿o de viejo?
Siempre lo quise ocultar pero ahora lo saben, ya estoy de regreso, directito a sentarme a mascullar más pendejadas por un buen tiempo (Más).
Publicar un comentario

Archivo del Blog