20070828

Charamusca de nuez


Yo: tomando nota y ella: dictando.
-Tiendes el mantel blanco hasta el final de la mesa en el solecito de la mañana y pones a orear un par de horas las florecillas de manzano recién cortadas, después te pones a sofreírlas sobre mantequilla en el cuenco de barro desgajado y sin asa que está abajo del fregadero. Bien caliente -a punto de tortilla- pero aguas con que no te salga de totopos. Mientras, con los dedos nerviosos tamborillea sobre el comal unas gotas de agua para tratar de controlar el punto de la miel que se prepara en la olla de cobre. Checa el almíbar que se queda como pensando en lo confuso de la sutil receta mientras diluye lentamente las esencias de las flores al dejarse caer sobre el calor. Que ya debe haber bajado para entonces, y por cierto; ha de ser de carbón de encino. Todo batido hasta el punto en que te de espeso y esperas a que tome la temperatura ambiente poniéndola sobre la piedra del metate para que temple. Mezclas con una cuchara de palo las flores con la miel en una cazuela de barro, bien boleados torteas los testales entre las manos secas y enharinadas hasta que tomen fuerza para integrarlos a la nuez finamente picada para esperar el punto.

-¿Y cuál es el punto...?

-Yo qué sé. Para un mortal como tú que no sabe la diferencia entre el punto idóneo y el culminante, ni distingue entre el frappé y el frío ¡Como podrías lograrlo!






FRAPPÉ
El vino blanco o rosado, la cerveza, poniéndolos previamente en la nevera, el whisky, el ron u otros alcoholes, e incluso el café, echando en el vaso unos cubitos de hielo, pueden beberse 'frappé'. 'Bien frappé' dice el tango de Carlos di Sarli (música) y Héctor Marcó (letra):
Bien frappé
A ver, mozo, traiga y sirva
caña fuerte, grappa o whisky
bien frappé,
para auyentar estas penas
que atoran mis venas
de rabia y de sed...
Es decir que el frío de la nevera o los cubitos de hielo que se echan van a pegarle al brebaje como... un susto de frío. El verbo francés frapper significa pegar y, en sentido figurado, asombrar, sorprender. Frappé es el participio adjetivado de dicho verbo que data del siglo XII, procedente del fráncico hrappan, presente en islandés hrappr (violento), en el bajo alemán rappeln e incluso en el verbo inglés to rap (llamar a la puerta). Beban con moderación señores sabiendo que frappé en francés significa también, hablando de una persona, chiflado, tocado.
Philippe Vicente
Publicar un comentario

Archivo del Blog