20060905

Cierzo


-¿Seguro que era por aquí?
-El azar está en el camino o solo en la satisfacción de un café caliente al final
Es algo que ocurre a veces, sales sin un plan y no sabes a donde te lleva el destino ese día, pero siempre encuentras un lugar que se queda gravado en la memoria y sientes esa sensación casi obligada de que no vas a regresar jamás, es la historia de una sola vez.

Es como una aventura dentro de un día común en que aparentemente no pasa nada, escondida y a medias, quizás quien está junto y es coprotagonista, ni siquiera se dio cuenta de lo que pasó, pero tú, la idealizas y la revives constantemente

¿Qué cubre tu ser?, nada, solo un suspiro que pasa, ya lo dije, no creo en pasados sin tacha ni en las delgadas brechas en que se escapan las palabras ociosas que pierden sentido en un susurro, que de sabidas, pues no tienen nombre y solo escribiéndolas las identificamos. Al fin soy esclavo de ese viento frío del norte para poder volar y todo empezó de noche, ahí donde antes nunca pude regresar y me quedé atrapado en el deseo, y que no se si ahora son secretos o mentiras los susurros que tengo en la mente.

Ahora regreso y veo que no existió, fue como una ilusión óptica que me dejo gravado algo que no estaba. Siento pasar el mismo viento frío y el recuerdo, solo el recuerdo de lo que cuesta la felicidad.
-¡He vuelto!
Y, siento pasar el cierzo a mi lado.
Publicar un comentario

Archivo del Blog