20060527

Y…

Estaba ensimismada, recostada sobre la cama, cara bonita y cuerpo incitante. El silencio se rompió contundente cuando entré y me dijo (Mirando al techo):
-Hay cosas que puedo hacer en automático, no necesito pensarlas (Poniendo cara de aburrimiento), ¿Que te parece?
-Exacto, para eso son los domingos, para descansar y no pensar
Y es como el paraíso de un festivo en la mañana viendo la televisión, con ese sopor que no te deja pensar más que en un café caliente y esperas algo demencial para dejar tu cuchitril por gusto. Pero no, empiezas por acercarte al baño a dejar tus humores y terminas bañado y en calzones, te vistes y listo para salir, hay un momento en que lo piensas y otro en el que ya estas con un pie en la calle

No recuerdo, pero creo que mi peor castigo fue soportar salir a la calle, ver todo igual y que me diera el sol en la cara. Me quede ciego un rato mientras pasaba la vida junto a mí y veía como ella no sabía que hacer con la suya
¿Qué paso? Pues ya está entre ceja y ceja, no soporto, y no porque tenga algo en especial contra el manoseo, pero tengo una tirria visceral a las confesiones oportunistas, sencillamente, no las aguanto. Cuando antes eran hasta ingenuas, pero, así se empieza
-Ya voy a dejar de fumar, nada mas me termino esta cajetilla
Que de seguro es mágica porque… aun fuma. Y ahora son casi bulas dogmáticas y algo, algo tienen
-Bueno, ahora estoy teniendo experiencias sexuales nuevas con una amiga, experimentando, tú sabes
Y yo con cara de ¿Juat?, y la patética afirmación
-Tengo la firme inquietud de saber como se vive en un convento… ¿No sabes si aun admiten novicias con las Carmelitas?... es el habito que más va con mi carácter
O quizás aquella de
-No pude empezar mi dieta, este finde, tengo la boda de una amiga y me pidió que la acompañara, ¡Está taaaan contenta que la tienes que ver!


Bien se que ni es lesbiana, ni tiene la mas mínima intención de entregarse a un señor que no sea terrenal y que las dietas las empieza con la luna llena, para terminarlas de camino a su casa con la puesta del sol… esa misma tarde.
Bueno, es demasiado buena para ser más perniciosa y encima me acorrala con preguntas que no tienen respuesta, bueno, si la tienen pera supongo que la intuye
-No te preocupes, estoy bien… ¿Todavía estas ahí?
-¿En que momento dejé de ser mujer, para convertirme en madre?
-Cuando pariste neblina en lugar de lluvia
Tomó mi mano para depositarla suavemente sobre su pecho y empezar a guiarla hacia abajo, hasta donde quería que llegara, se quito los prejuicios y me ayudo a terminar más rápido. Mientras yo me preguntaba ¿Que tiene que ver la maternidad con esto? ¡Solo es un toque tosco! ¿O solo es que no se puede expresar claramente? Siempre dos historias que se unen para un… un qué, al final no entiendo que pasa por una cabeza como la suya, que encima cada vez es de un cursi que lo hace insoportable, y lo peor es que me gusta esa paranoia… porque puede ser que yo también lo sea un poco. Apreté los puños, cerré los ojos y pensé seriamente convertirme a Mahoma

-¡Cuánto tiempo!
Tomo entre sus dedos mi cuerpo, y lo exploró como quien estrena un juguete en navidad, acarició mi sexo como pidiéndole que no se fuera y fue todo. Lo susurro en mi oído, en un tono entre de reproche y coraje, como si yo tuviese la culpa. Después dijo muchas veces que si, todas en ingles y se quedó dormida sobre mi pecho, yo le susurre entre arrumacos muchas veces que no despertara, pero no, al día siguiente se había desvanecido.
-Somos lo que somos y no creo en los cambios
Y se llevó mis dudas

En ella cupieron muchas horas de angustia y un par de soplos de placer que se desvanecieron al día siguiente, en fin fue algo bueno y se acabo.

Ingenuidad, falta de estrategia, en fin, para hacer algo se necesita un poco mas que buenas intenciones y al final hace falta muy poco para ser feliz… pero que difícil es conseguirlo.¡Y que otra cosa nos motiva, sino nuestras creaciones, toman vida y son nosotros mismos!
Publicar un comentario

Archivo del Blog