20061027

El adiós de la primera vez


El envés del circulo intimo era la relación que llevábamos los dos para que no se dieran cuenta de lo nuestro, una sonrisa aquí, un roce allá, subrepticio, a escondidas y muchos besos en las noches, listo para testificar, agarrado de ahí mismo con la madrastra de la verdad y definitiva. Perturbado por esas decisiones, inexplicables e inapelables que crean sentido en una entrevista:
-¿Cómo puedes viajar con tantos rencores? Cuando la realidad esta de regreso y aquí empezaste a vivirla, en donde la dejaste guardada, escondida del día y esperando la irrupción de la noche para dejarnos ver por nadie
-Empiezo el día y ya estoy esperando mi cita con el terapeuta, poco a poco se acerca la realidad mientras transcurre el día y en la noche me acuesto pensando que ya te poseo… para despertar angustiada otra vez al día siguiente
-Pues adiós y hasta mañana, ¿que es lo que sueñas?
-Sueño con la serenidad de quien no debe nada, pero abro los ojos y en ese momento veo acercarse un gran peso que me apabulla, es transparente y no se que es,
-¿Lo más amenazante siempre es lo más próximo?
-Como expresarlo, si lo más amenazador es lo más próximo y siento como lo puedo tocar mientras avanza el día, hasta que se convierte en algo etéreo que solo sugiere estar preocupada y ya no angustiada, es la sensación que tienes cuando olvidas algo y no sabes que es. Déjame descansar, permanecer un momento quieta, en silencio y con la luz apagada. Acompáñame pero no preguntes nada que quiero estar sola. Finge que no me prestas atención pero no te vayas, quédate conmigo y piensa que odias la playa
-La verdad de tu amor es que es muy raro, es como una atracción que termina repeliéndose
-¿Qué hay mas perdurable que lo complementario que nunca termina de integrarse, esa masa que nunca queda a punto y se queda en la tabla del panadero para el día siguiente servir de madre para el pan.
-O sea que soy la ultima corrección del libro que nunca quiere llegar al editor
-¿Y que crees que sea?...
-En el fondo una historia de amor que no tiene fin
-Algo tiene que ver el que te vayas a dormir sin nadie que te acompañe
-Más bien me afecta el despertar sola y no estar de humor para aguantarme
-¿Necesitas que alguien te soporte, o solo es angustia?
-No lo se, es algo ambiguo, es un sentirse autosuficiente sin dejar de pertenecer a alguien, allá en el fondo… muy en el fondo tratar de interpretar la realidad día a día
-¿Cada amanecer es diferente o no lo sabes interpretar en la realidad?
-Es como un odio a la felicidad que no se da, esa sensación de buscar y prolongarse en el intento, como tratar de domesticar la realidad, una desmesurada ansia de sobrevivir a gente que acaba de salir del manicomio, todos homogéneos y previsibles. Quizás sea que en fondo se que no soy inmortal, ni ajena al dolor
-¿Como te llevas contigo misma?
-Soy encantadora después de las diez de la mañana y me enamoro de mi misma en las tardes
-¿Te debes algo a ti misma?
-Más atención y humor… y un amante que me quite el tiempo, pero hay que tener algo de coraje para el sexo y yo, pues no tengo valor para lo que no conozco
-¿Sabes quien eres?
-No y no estoy lista para saber de que soy capaz, oigo mi voz como atravesando el tiempo e impersonal, tengo un apetito por la soledad que no me deja estar sola con mi virginidad… ¡No se vale cuestionarme sobre eso!, mejor pregúntame que pasara el día siguiente al que muera
-¿Te preocupa?
-No, pero es una salida fácil a algo que está creciendo dentro de mí
-¿De quien es la paternidad?
-Mía, toda mía, la felicidad es cosa de tontos y al fin… ¿Cómo descifrar toda la ironía de la vida sin dejarme llevar por la ira?
Publicar un comentario

Archivo del Blog