20070513

Algunos no se pueden morir porque tienen recuerdos de vidas anteriores que los mantienen sujetos, ese miedo a otra resurrección que los conserve en la incertidumbre de no haber terminado de vivir una vida anterior. El terror de ser engendros por mitad del demonio fértil que se oculta en la soledad de nuestros ratos vacuos y viene a complementar los miedos por coexistir entre sombras con el yo… pero de otra vida. –Estoy hablando del fantasma de un revoltoso que tengo incorporado y que solo yo lo siento; está enterrado dentro de mí- Es fácil decirlo, pero probarlo solamente nos convencemos nosotros mismos mientras cavilamos y no sabemos quién o qué se expresa en realidad o ¿Quién persigue a quien? ¿Qué manipula a qué? Al final solo un incrédulo puede creer que existe esa otredad, convive y está aqui conmigo sin hacer mucho ruido.


El león de Inglaterra
Publicar un comentario

Archivo del Blog