20061113

Pues quien cuenta el relato no es quien lo escribe en realidad, quien lo lee no es quien existe y así pues… mi creencia es imaginaria pues no puedo dar fe de lo que digo ni de lo que leo. Pero la insinuación de tristeza en su mirada no puede esconder que se encubre una mentira que es cierta solo después de haberla leído y que no perdió mucho quizás, hasta salió ganando pues ahora es guardián de la historia que lleva la obra, a quien tiene que honrar es a el lector que esta por llegar a esa historia y es a quien trata de enamorar. Ahora los tontos no solo sobreviven sino que a más determinan la suerte de otros y siento como me empecé empezar a enamorar de ti y a odiarme a mi mismo cuando esta historia perdió sentido.
Publicar un comentario

Archivo del Blog