20070206

Todo olvido es un rechazo


"Todo olvido es un rechazo" me diría mi madre cuando me regañaba por no hacer algo y contestarle –Se me olvido- y por eso te cuento como me engaña mi memoria: Yo hubiera jurado que mis recuerdos son reales, que los dos llegamos aquella noche, mis recuerdos y yo, cuando se me ocurrió imaginar que todo pasa y nada se olvida, me desperté y me di cuenta que no había muerto o quizás solo resucité, la gravedad hacia su trabajo sobre el cuerpo exánime y no me permitía moverme.

¿Cómo despertar y sentir que estaba exangüe? Existía yo mismo abandonado en la cama con la boca seca y me dio trabajo convencerme que me podía animar. Primero los parpados y después las puntas de los dedos tratando de persuadirse que se podían mover, mientras, mis oídos captan el ruido de las gotas de la lluvia matinal contra el cristal de la ventana aun sin luz, amplificado el ruido por mi mente, toc toc toc ¿O solo era mi corazón latiendo de nuevo? Pensé que sí por tanto tiempo no había tenido quien o que lo estimulara: Pues ahora solo podría ser una ilusión de mi imaginación flotando en el éter.
Lo más importante es ese primer rasgo, esa primera impresión de cuando naces, o cuando renaces en mi caso. Empecé a pensar en la palabra perfecta para que mis labios se desperezaran y no, no alcanzo a salir ninguna aunque yo estaba seguro que había sido un grito pidiendo agua lo que había nacido de mi garganta, para que de repente estallara algo en mi cuello que me ahogaba y no me permitía respirar. Una pachorra se apodera de mí y decido seguir dormido, el siguiente sueño tendrá un mejor despertar. Y como sabiamente me diría mi madre... “Ya levántate, no seas holgazán”
Publicar un comentario

Archivo del Blog