20060218

No fue una gran experiencia, pero sí sustentó buena parte de mis miedos por mucho tiempo, entre siluetas de angustia que pasaban en las noches. La crispación me hace ver que la vida es preciosa y hay que creerlo de cuerpo entero para vivir tranquilo.

Dios solamente es una excusa para atacar a en quien no creo, es así el aforismo de "El tiempo es un niño que juega a los dados; el Señor es el niño"(1) … demasiado sencillo para lo profundo que es la inocencia del que no sabe nada en este instante eterno, y contrarrevolucionariamente no lo puede probar, porque, seguro es tan amargo como el mito de que no creo en El y si, claro que creo que en Dios y se que esta hecho de partes pequeñas como nosotros.


¿Por qué duermes, Señor?
¡Despierta, despierta!

¡No nos rechaces para siempre!
¿Por qué te escondes?
¿Por qué te olvidas de nosotros,
que sufrimos tanto, tanto?
Salmo 44-23/24

(1) Heráclito
Publicar un comentario

Archivo del Blog