20150505


Es encabruñante tener que esperarla, me sientes abandonado a la suerte y espero cada golpe sin remedio. Cuando llega, es llegar la fiesta, siempre está acompañada. Viene el miedo, se atraviesa la angustia, están las prisas por no hacer nada. Uno cede y ¿Para qué? Empezar de nuevo para que vuelva a suceder. Sale a la superficie sin su pudor de luna, se inunda de mar en el horizonte y me ahoga mientras espero. Y yo, solo, agarrando cariño para poder extrañarle con más gana. Intento emerger y tomar aire. Entro a la cantina y pido un café doble para que entre disparos de cafeína y tragos de agua fresca, me vea llegar y piense en los dos deseos que me quedan y aun no le he pedido.
Obscureció y me doy cuenta de la soledad, caminó y veo que ni su sombra me acompañaba con la boca seca del miedo que escurre su humedad a mi cuerpo. Lo único que pasa es el tiempo.
-Qué injusto es el trance-
Y hay que permanecer quietos y dejar que pase. Transcurre y deja jirones de nubes que la suplen entre sus pasos y el tiempo, que  se vuelve carnoso y aguoso, como su nombre que huele a lloro. 


Cuando se dio cuenta, ya era demasiado tarde para dejarse llevar por alguien o por algo, se quedó corta de aliento mientras veía que lo único que se escurre es el punto. En su mente todo funciona mejor que en lo real, y se da cuenta que todo es igual, nada ha cambiado, pero ahora solo es patraña. Se aferró al poste y miro al horizonte tratando de ver el tamaño de la tormenta. Y pensó que esta tarde, como todas las tardes de tormenta, se enamoraría de nuevo. Tan fácil, solo dijo “punto” y se fue a reciclar su amor en otra parte. ¡Que terrible es estar cuerdo!
Publicar un comentario

Archivo del Blog