20130808

A veces....

A veces razono que lo que pretendo es diferente de lo que logro, que mis ideas de lo que habría de ser no son lo que es, y vivo en un error que no me deja ver la verdad, ni puedo entender porque es así mi desconcierto. Y así pensando no recuerdo lo que le dije, ni porque así lo decidí, aunque piense que pudo ser diferente si lo hubiera especulado dos veces. Pero… si lo hubiera pensado dos veces, seguramente no hubiera sido mía y yo, seguiría siendo de ella en una equivoca ironía. Es como escribir un cuento y pensar que solo es ficción, si no lo has vivido solo puedes imaginar un final errático y descabellado, que se involucra en memorias que no son o recuerdos que no existen. El “hubiera” no es como el antes. Primero, hubiera cambiado las cosas y ahora no es como ayer porque inicial, todo era una ilusión y ahora sus cicatrices quedaron entre los sueños que me marcan, con su trampa a la vera ¿Cómo mentir con la verdad? Si los muertos no saben del tiempo y aguantan, exánimes, mucho el dolor. Están y se quedan frente a un espejo tratando de echar vaho y se observan a sí mismos decaer mientras su único adorno es el perfume de los miedos en los que danzan mientras se apoderan del baile en un marchito último aliento. 
Publicar un comentario

Archivo del Blog