20130720

Se acerca, despacio, ella está de espaldas y él a punto de tocarla. Pero cierra los ojos y solo se infunde con su olor, es un perfume de mujer que se revela, entre a añejo e historia de tiempo atrás. Casi siente el sabor acre del perfume entre sus labios y los frunce instintivamente para darle oportunidad a su lengua de que busque. La siente cerca, pero no se atreve a abrir los ojos y continúa aspirando su alma en un estiaje de espera y desidia, de desencuentros y desamores que lo transporta a otro lugar. Mientras, siente una pizca de su alma paseándose entre él y la brizna de su pelo que le rozo y lo paraliza para instalarse, nervioso, en sus dos pies sin querer moverse. Sueña y disfruta el instante.


Cuando abre los ojos, la fila ya avanzo unos pasos y ella… ya no está. Tal vez se arrepintió de tomar este tren, quizás sintió la mirada clavada en su espalda o simplemente… tembló al sentirlo cerca.

Publicar un comentario

Archivo del Blog