20081118

-Apaga y vámonos-

 

Me hubiera gustado que fuese un –Espérame tantito y llévame- o algo más neutro, pero no, decidió despedirme lo más rápido posible. Solo le quedaba una mirada malgastada entre sus ojos que me despachaba con algo de tregua en su adiós, pero el honor y el sacrificio te llevan a luchar por ellos, y pelear es intrínsecamente malo. Entonces decidió suspender la guerra en palabras y uso su mejor cara, la de expresión de asombro. Intuye que alguien ignora su voluntad, y esa es sagrada, la euforia mata la sensatez y liar sus bártulos es la solución. -Adiós, que para adiaos ya habrá tiempo- 

Publicar un comentario

Archivo del Blog