20080508

¿A dónde van a pararse todas las historias deshilachadas y sin fin? Al astrágalo de mi pie y se quedan acompañadas de los calcañarcitos que tarsitos se dejan pisar sobre la suela y el quedar sorprendido me prende mucho el síndrome compartimental que procede al mal paso. ¿Quien dijo que taloneando no se muere? ¿Y a quien le importa si la taba es un albur que se juega con carnicoles o los dados se dejan caer solo hasta que alguien te alcanza y te ultraja el tobillo en el último paso para que el tarso de mis dolores se duela? Así estas palabras agotan su sentido y la historia puede ser contada porque es tan real como mi extremo inferior izquierdo, ¡ahí donde me duele el pinche huesito!
Publicar un comentario

Archivo del Blog