20130104

...

Cuando encontró la llave del tiempo, Inequívoco se devolvió al pasado para crear de nuevo el universo, átomo por átomo, y se fundó igual, idéntico. Lo imagino como él era y será, antes de quedar como un cadáver exquisito, con la imagen de un dios a su imagen y semejanza. Lo hizo en un lugar con olor a incienso, que perpetuamente fue igual porque con el tiempo aprendió a crear e imaginar el futuro a su antojo. Desde entonces siempre está ahí, donde perpetuamente hubo flores con cantos suspendidos entre volcanes y ríos, todo lo descubrió entre los ecos del pasado sembrados en la memoria ancestral, que ya no transcurrían innecesarios. Ahora transita eternamente; como lo quiso el innegable, que no sabe que Él, es él mismo mientras nosotros; ya nunca nos perdimos de nada porque descubrimos que estamos hechos de historias y cuentos, no de partículas entre el tiempo que ya no existe.
 
,,,
Publicar un comentario

Archivo del Blog